Café Molido: Versatilidad y Control

¿Qué es el Café Molido?

El café molido es aquel que ya está listo para ser preparado, el que usamos para preparar nuestra bebida. Moler el café es el último paso antes de agregarle agua para preparar una bebida. Por eso, cuando vamos a una buena cafetería, podemos escuchar el ruido del molino funcionando cada vez que los baristas preparan un café.

En cafegourmets.com Siempre decimos que es ideal comprar el café en grano y molerlo justo antes de prepararlo, pero para esto necesitamos tener un molinillo de café, que no son fáciles de conseguir a buen precio.

Tipos

Según el método de tueste al que se someten los granos de café podemos distinguir entre tres tipos principales de café. El resultado de cada tipo de tueste es un café más o menos fuerte de sabor.

El café natural es el grano verde de café que se tuesta sin ningún tipo de ingrediente añadido, por lo que se aprecian realmente los matices de un buen café. El café natural se caracteriza por su sabor y calidad.

El café torrefacto es un tipo de grano natural pero al que se le añade azúcar en el proceso de tueste, con un máximo del 15%, es decir en una proporción máxima de 15 kg de azúcar por cada 100 kg de café.

Al someter al café a las altas temperaturas del tueste, el azúcar se carameliza formando una capa sobre el grano, lo que le da un color más oscuro.

El café mezcla es aquel que en un mismo paquete lleva café de tueste natural y café torrefacto. Lo podemos encontrar en diferentes proporciones, desde 50/50 (50% de café de tueste natural y 50% de torrefacto) hasta 80/20 (80% de tueste natural y 20% de torrefacto).

¡El café molido no es un formato de café sino muchos!

Hay que escoger el que mejor se adapte a cada manera de preparar el café y a cada cafetera.

A grandes rasgos podemos distinguir entre tres tipos principales de molienda que nos ayudarán a elegir el mejor café molido para cada cafetera. Basta con tomar un pellizco de café entre los dedos y frotar suavemente:

– Fina: el café se pega fácilmente a la yema de los dedos y los mancha. Es la ideal para preparar café espresso. Ha de ser fina para conseguir que el agua entre en contacto con la mayor parte de café posible y se realice la extracción rápidamente.

– Media: el café mancha ligeramente las yemas de los dedos, pero gran parte se desprende y no se queda pegado a ellos. Es la más adecuada para la cafetera italiana. Facilita el contacto con el café pero sin la necesidad de acortar el tiempo de extracción.

– Gruesa: el café no se queda entre los dedos y éstos quedan limpios. Es la molienda necesaria para cafeteras como la prensa francesa o de filtro. Un café muy fino en este tipo de cafeteras hará que nos encontremos posos en la taza, ya que la malla de filtrado no es capaz de retener partículas tan finas y éstas pasan a la bebida.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *